boats-3051610_1280 (1)

LA TERAPIA: SANADO EL ALMA PARA CURAR EL CUERPO

Este es un tema que me apasiona poderosamente dado que combina lo mejor del hemisferio izquierdo (Recordemos que este lado es el lineal, analítico, de método científico, secuencial, temporal, verbal, abstracto y del paso a paso) con el derecho (Siendo este el holístico, creativo, intuitivo, atemporal, de emociones y sentimientos, del azar y artístico) para que en conjunto se active la magia.

En la terapia hay muchos caminos entre las que se pueden encontrar las constelaciones familiares, respiración holotrópica, hipnoterapia y otra buena cantidad de líneas que apoyan la solución de sufrimientos que puede estar experimentando una persona. En este caso vamos a profundizar en la terapia de hipnosis de la cual hoy hay disponibles libros, videos, programas, tutoriales y hasta programas donde se utiliza como espectáculo circense.  ¿La pregunta es cuánto de eso que has leído, escuchado o te han contado realmente es “Ficción y Hollywoodense”? ¿Sabías que los seres humanos vivimos momentos de nuestro día hipnotizados?

Permíteme te explico con un ejemplo para hacerme entender mejor. Tal vez te ha sucedido que te subes a tu carro en el parqueadero, lo enciendes y entra una llamada. Comienzas a conducir para ir a ese lugar al que te dirigías y luego de treinta o treinta y cinco minutos llegas a tu destino, indicándole a tu interlocutor que debes finalizar esa muy buena llamada en la que están.

Al mirar tu reloj aún con esa una sensación de alegría por la llamada, te das cuenta que el tiempo se pasó muy rápido. Si te indico que me hagas una relación clara, específica sobre lo que viste en el trayecto, cuántos semáforos estuviste en rojo, cuántos los pasaste en verde, qué tipo de vehículos viste las dos últimas cuadras, etc. muy seguramente la información que me brindes es poca y precaria.  Tu atención estaba en la llamada y dado que puedes hacer procesos automáticos como el manejar y llegar a tu casa, no tuviste una total consciencia en la conducción. ¿Cuántas veces estás frente al TV viendo un muy buen programa, serie o película y se te pasa el tiempo volando? Pueden sonar varios sonidos a tu alrededor, sin embargo, estás tan inmerso que claramente no escuchas, sientes ni vez… estás hipnotizado, en un trance leve.

Para la hipnosis hay un proceso previo y es la sugestión mediante el cual, a través de patrones hipnóticos, llevamos a la persona a un estado en el que puede hacer una calmada respiración, soltar las tensiones físicas bajando las ondas cerebrales a un estado de tranquilidad y entrar en una relajación. Allí podemos “invitar y sugerir” con respeto y amor a nuestro paciente, a través de sencillas instrucciones, a que se comporte de cierta manera para llevarlo a un estado de trance profundo. 

Allí entonces, podemos decirle al cuerpo que descanse, que sus ondas cerebrales pasen de estado de Theta (ondas cerebrales cuando estamos en un estado de meditación) a Delta inicial (que es un estado de sueño no tan profundo), porque lo que buscamos es que nuestro paciente no se duerma, sino que al contrario entre en un proceso de relajación consciente. Allí a través de las diferentes sugestiones que le vamos dando, podemos acceder a las diferentes situaciones vividas en su historia que están generalmente disponibles a partir de los 3 meses de gestación. Sí, leíste bien… podemos entrar a revisar el proceso a partir de los 3 meses estando en el vientre de la madre y de ahí cada segundo de tu vida está grabado, guardado y podemos acceder pues es tuyo.

Así que si estamos viviendo un proceso de sufrimiento y no sabemos cuál es su origen, podemos ir a ese momento que nuestro corazón sabe cuál es, a ese momento de bio-shock, a ese instante traumático para que en ese lugar, con esas personas y en ese tiempo, tomemos consciencia y hacer el re-encuadre, re-enfoque y re-significancia dejando de lado el malestar y por el contrario propiciar el bienestar.

Es abandonar con amor la somatización que puede estar oculto en el inconsciente sobre un tema no resuelto, una conversación no hecha y al no darme cuenta de ese proceso, puedo quedarme desde el sufrimiento cuando realmente lo que necesito y deseo es quedarme con el aprendizaje. 

Entonces la hipnosis lo que busca es hacer un proceso de regresión, que como su nombre lo indica, es regresarme para generar un proceso de sanación del alma, donde recordemos que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.

Así que recuerda que cuando quieras curar el cuerpo, visita y apóyate en un profesional de la salud de las diferentes especialidades, él o ella te ayudará con su experiencia y conocimientos a reparar tu cuerpo.  Sin embargo, eso que estás experimentando posiblemente fue originado por un proceso de sufrimiento y que actualmente no le has dedicado el tiempo. A través de la hipnoterapia puedo apoyarte a que sanes tu alma y desde allí lograr un proceso de recuperación del cuerpo mucho mayor al que has venido experimentado. Bien lo decían los abuelos “todo lo que la boca calla, el cuerpo lo grita”.

Hoy le estás dando un nuevo contexto a las palabras sanar y curar, donde el cuerpo se cura a través del acompañamiento de los profesionales de la salud y el alma se sana a través del acompañamiento de terapeutas que, con las diferentes opciones que tenemos, en este caso la hipnosis, puedas descubrir de la manera más amorosa y responsable, cuál es esa situación que debe ser trascendida, sanada y puesta al servicio de tu proceso.

Qué tal si te respondes estas preguntas:

¿Qué es eso que actualmente te está generando sufrimiento?

¿Estás listo para darle un nuevo significado y pasar del malestar a BIENESTAR?

¿Lista(o) para que te acompañe en tu terapia?

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Abrir whatsapp
¿Necesitas ayuda?